Qué es la arcilla verde y para que sirve: jabón de arcilla verde

La arcilla verde es una de las arcillas más populares del mercado de la cosmética. ¿Por qué? Por su gran cantidad de propiedades y beneficios. Además de a los muchos tratamientos de belleza, la arcilla verde es conocida también por aplicarse en medicina.

Hay muchos tipos de arcillas. Verde, blanca, roja…. Sin embargo, la verde es la más popular porque es considerada una de las más potentes y de las que más beneficios aporta. Su popularidad aumenta cada vez más, sobre todo en medicina natural y belleza.

A pesar de que el nombre más conocido es arcilla verde, existe también la Illita, que es un tipo de arcilla verde la cual sobrepasa en calcio y disminuye en magnesio. Esto genera un gran poder adherente en la piel, lo que hace que limpe más en profundidad.

arcilla verde de uso cosmético

Orígenes de la arcilla verde

La arcilla verde nace como consecuencia de la descomposición de las rocas madre que son cristalizadas, como por ejemplo el granito. Esta se encuentra en varias capas sedimentarias como pueden ser zonas de arrastre de aguas.

La arcilla es conocida a lo largo del mundo desde hace muchos años. Antiguamente se usaba para curar todo tipo de heridas y de afecciones en la piel, además de una gran cantidad de problemas inflamatorios. En Egipto, por ejemplo, se utilizaba para combatir las inflamaciones del cuerpo, incluso era buscada por los embalsamadores para la momificación de los cuerpos.

para que sirve la arcilla verde

¿Para qué sirve y cómo puedo usar la arcilla verde?

La arcilla verde siempre se ha caracterizado por su efecto purificante y antibacteriano. Te ayuda a limpiar la piel en profundidad mientras consigue ese efecto relajante que buscas en un producto de este tipo. Además de aportarte elasticidad y sensación de frescor a tu piel, la arcilla verde es una fuente de minerales como el aluminio, silicio, calcio, hierro, magnesio, potasio o sodio.

Funciona especialmente en las pieles grasas o mixtas, ya que te proporciona un efecto purificante.

Existen miles de fórmulas para utilizar este conocido ingrediente natural. Su fórmula y uso en jabón mejora el aspecto del rostro, afinando los poros y aportando luminosidad.

Además de incluirlo en tu rutina diaria de limpieza, el jabón de arcilla verde está también pensado para usarlo como desmaquillante natural, antes del tónico. Su efecto calmante crea una capa protectora frente a los agentes externos. Además la arcilla verde absorbe la grasa de la piel y aporta el frescor y sensación de limpieza, que las pieles mixtas o grasas tanto necesitan.

Jabón de arcilla verde

Los jabones de arcilla verde son adecuados para todo tipo de pieles, aunque, a diferencia de otros jabones con arcillas, la arcilla verde funciona muy bien en las pieles mixtas, con tendencia grasa. Además, al ser un jabón artesanal, sus ventajas son infinitas. Duran mucho tiempo, aunque deberás dejarlo en una jabonera que drene bien, para que duren mucho más. Un truco es poner unas piedrecitas encima de tu jabonera, así el jabón se seca después de cada uso.

En el mercado, encontramos el jabón de arcilla verde de muchas formas. Para el rostro el jabón de arcilla verde actúa frente a problemas de acné y de puntos negros. En el cuerpo, en cambio, el jabón ayuda a equilibrar la piel y a activar la circulación.

El jabón de arcilla verde es también ideal para realizar masajes en zonas como las piernas y el abdomen para darle a la piel un mejor aspecto y ayudar a drenar la zona.jabon_arcilla_verde_ecologico_saper

Un buen ejemplo de los jabones de arcilla verde es Green Clay Balancing Soap, es nuestro Jabón Equilibrante de Arcilla Verde, una pastilla sólida de jabón ecológico que está indicado para pieles grasas y con tendencia acnéica. Su uso continuado, tanto por la mañana como por la noche, permite mejorar el aspecto de la piel, afinar el poro y aportar luminosidad al rostro.

Además, este jabón de arcilla para el acné contiene otro ingrediente muy importante en el cuidado de la piel, el jugo de aloe vera y el aceite esencial del árbol del té, que combinados con la arcilla verde, dejan la piel limpia y lista para recibir otros principios activos, como serums o cremas faciales.

Un uso recomendado sería mojar el jabón hasta emulsionar y conseguir una crema densa y suave, frotarlo haciendo círculos para conseguir estimular la circulación y aclarar después con mucha agua tibia.


Esperamos que te guste, y si quieres seguir todos nuestros consejos, puedes suscribirte a nuestra newsletter.

ARTÍCULOS RELACIONADOS