Publicado el Martes, 3 de septiembre de 2013

Cosmética natural frente a cosmética convencional IX. Los aceites vegetales. Aceite de Gérmen de Trigo
En este número quiero hablaros del Aceite de Germen de Trigo, que junto con el Aceite de Argán, del que hablamos en el último número, es uno  de los más antioxidantes y nutritivos, y por lo tanto es una de los más indicados para pieles castigadas o maduras. Se extrae directamente de los brotes germinados del trigo y  se considera la fuente natural más importante de vitamina E (entre 300-450 mg./100 g),  también posee ácidos grasos esenciales, ácido linoleico, ácido oleico, ácido palmítico, provitamina A, vitamina F y estearina. Su origen embriónico da como resultado su gran contenido en sustancias biológicamente activas.

Aceite-de-germen-de-trigoEl aceite de germen de trigo nos puede ayudar de dentro hacia fuera, y de fuera hacia dentro, es decir, podemos ingerirlo vía oral,  una cucharada en ayunas, para mejorar el aspecto de  la piel seca y las deficiencias de Vitamina E, y protege nuestro cuerpo de la acción de los radicales libres, que causan el envejecimiento prematuro. También podemos aplicarlo vía tópica, de fuera hacia dentro, sus propiedades antioxidantes permiten retrasar el envejecimiento de la piel, mejorando la calidad de la misma y previniendo las arrugas, las líneas de expresión y la piel flácida. Es un ingrediente extraordinario de la cosmética antiedad, ya que da muy buenos resultados para el tratamiento de las arrugas, otorgando elasticidad y nutrición. El cabello también se ve beneficiado por las propiedades del germen de trigo, mejora el aspecto del pelo seco, lo nutre y le da vigor.

Quiero recordaros un número más, la importancia de leer las etiquetas de todos los productos cosméticos que compréis, en el caso del aceite de germen de trigo debéis buscar Triticum Vulgare Germ Oil*,  para garantizar que el aceite mantiene todas sus propiedades debe ser ecológico, de primer prensado en frío, y no tiene que estar refinado, ya que el refinado se realiza a altas temperaturas y la vitamina E desaparece durante el proceso.