Publicado el Jueves, 22 de noviembre de 2012

Cosmética Narutal frente a Cosmética Convencional. I
Alguien se ha preguntado alguna vez por qué se habla de cosmética natural? ¿No es “natural” toda la cosmética que encontramos en las tiendas?. Entonces…¿cuál es la diferencia?. Cuando llegamos a esta pregunta, abrimos una puerta que ya no podremos volver a cerrar.
Lo primero que debemos saber, es que para que un producto sea catalogado como cosmética natural, tiene que estar elaborado con ingredientes de origen vegetal, las grandes marcas lo saben y aprovechándose de la moda “de lo natural” añaden una pequeña cantidad de algún ingrediente vegetal, para así tener la excusa de vender su producto como 100% natural. Os invito a que os leáis las etiquetas de cualquier producto cosmético que tengáis en casa (desde champú, crema corporal, pasta de dientes, contorno de ojos…cualquiera), y comprobaréis que no sois capaces de reconocer ningún ingrediente “natural” en ellas. Lo que seguro que encontraréis serán ingredientes como Paraffinum liquidum, Petrolatum, o Glicol Propileno, son aceites refinados, derivados del petróleo, estos aceites cubren nuestra piel como si fuera una envoltura plástica, lo que provoca la obstrucción de los poros y dificulta la eliminación de toxinas, provocando diversos problemas como granitos, rojeces, picores, irritaciones, etc…… Además, absorben la humedad de las capas internas de la piel dejándola deshidratada.
Sin embargo, los aceites vegetales, (aceite de oliva virgen, aceite de almendras, de germen de trigo, de rosa mosqueta, etc….) son muy afines a nuestra piel y dejan que ésta transpire, ayudándola poco a poco a recuperar la estructura de protección natural que tiene la piel, hidratándola desde el interior y protegiéndola de los agentes externos.

En los próximos números iremos adentrándonos en los beneficios que no puede aportar la cosmética natural en nuestro día a día y como puede ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida y la del entorno que nos rodea.